Saltar al contenido

Cómo enseñar a los niños a cepillarse los dientes

cómo enseñar a los niños a cepillarse los dientes
Introducir a su hijo a una buena higiene bucal a una edad temprana es esencial para la salud a largo plazo de sus dientes. Como padre, es importante saber cómo enseñar a los niños a cepillarse los dientes y usar hilo dental; todo lo que necesita hacer es seguir algunos pasos clave.

Cuando empezar a cepillarse los dientes

Es fundamental empezar a cepillar los dientes de tu hijo desde una edad temprana, tanto para desarrollar buenos hábitos como para promover la salud bucal a largo plazo. También puede comenzar antes de que aparezca el primer diente. Con los recién nacidos, es importante mantener las encías limpias con un paño suave y agua después de cada toma.

Tan pronto como aparezca el primer diente , comience una rutina de cepillado. Lo mejor es cepillarse los dientes dos veces al día, preferiblemente por la mañana después del desayuno y antes de acostarse por la noche.

Cómo cepillar adecuadamente los dientes de los niños

higiene bucal infantil
Antes de enseñarle a su hijo a cepillarse los dientes, asegúrese de conocer la técnica correcta, que dura al menos dos minutos. Comience inclinando el cepillo 45 grados hacia las encías para limpiar con cuidado las áreas cercanas a la línea de las encías donde la placa se acumula más.

Frote hacia adelante y hacia atrás en las superficies internas, externas y de masticación de los dientes. Cepille la superficie de la lengua para eliminar las bacterias y los residuos de alimentos. La técnica varía ligeramente según la edad del niño.

1. Bebés

Con la ayuda de un paño húmedo, limpie sus encías y boca después de cada comida para reducir la acumulación de azúcar, una fuente de crecimiento bacteriano. Cuando le salga el primer diente, cambie a un cepillo de cerdas suaves hecho especialmente para los más pequeños. De esta forma, se acostumbrará inmediatamente al uso del cepillo de dientes.

2. Niños pequeños

Para cuidar el crecimiento de los dientes de leche y las encías sensibles, use una pequeña cantidad de pasta de dientes para bebés. Si su hijo tiene menos de 2 años o no puede escupir, use una cantidad aún menor, del tamaño de un grano de arroz; no será dañino si se lo traga.

Es recomendable ponerse en una posición cómoda y cómoda para ambos. A algunos niños les resulta más fácil sentarse o acostarse en el regazo de sus padres, mientras que otros prefieren pararse en un taburete.

3 niños

La dentición de la leche se completa al tercer año de edad. Ahora su pequeño tiene la edad suficiente para aprender a cepillarse los dientes por su cuenta. Dado que los niños pequeños tienen una capacidad de coordinación en desarrollo, el proceso de aprendizaje llevará varios años.

Cuando comience a cepillarse, no olvide revisarlo con regularidad para ver si se le ha escapado alguna parte de la boca.

Cómo enseñar a tus hijos a cepillarse los dientes

Enseñar a sus hijos a cepillarse los dientes con un toque de alegría no es una hazaña imposible. A continuación se ofrecen algunos consejos para que los años formativos sean divertidos para toda la familia.

1. Utilice las herramientas adecuadas

Para los niños, use un cepillo de dientes especial suave y de cabeza pequeña para eliminar los residuos de alimentos, las bacterias y la placa pegajosa. Reemplace su cepillo de dientes cada tres o cuatro meses o cuando parezca gastado, o si su pequeño ha tenido un resfriado o gripe.

Deje que su hijo elija el cepillo de dientes y la pasta de dientes que prefiera: se sentirá más responsable de la rutina de cepillado de los dientes y le ayudará a fomentar una relación positiva con la higiene bucal de los niños.

2. Crea una rutina

Puede ser tentador saltarse una sesión después de un largo día de trabajo o cuando está de vacaciones y cambia su horario habitual. Evite este error: su hijo comenzará a pensar que cepillarse los dientes no es esencial, lo que puede socavar sus esfuerzos de enseñanza.

3. Involucrar a toda la familia

Haga del cepillado de los dientes un evento familiar. Deje que todos los miembros de su familia se cepillen los dientes juntos en la misma habitación. Configure un temporizador y tal vez incluso escuche algo de música. Cuando cepillarse los dientes se convierte en un momento de unión familiar y diversión, los niños están más dispuestos e interesados ​​en participar.

4. Hazlo divertido

¿Quién dijo que cepillarse los dientes tenía que ser aburrido? Toque la canción favorita de su hijo y cree un baile o lávese los dientes al ritmo de la música. Lea una historia en voz alta mientras la imita. Encuentre videos cortos para ver mientras se cepilla los dientes o deje que su hijo interactúe con una aplicación de cepillo de dientes. Las opciones son infinitas. Si lo hace divertido, su hijo estará deseando que llegue el momento.

5. Explica todos los pasos.

Mientras se cepilla los dientes, dígale cada paso; hágale saber lo que está haciendo, por qué lo está haciendo y qué sucederá a continuación. Haz lo mismo cuando tu pequeño los cepille. Esto ayuda a convertir su rutina de higiene dental en un hábito.

6. Motívalo

Premiar el buen comportamiento de cepillado ayudará a motivar a su hijo. ¿A su hijo le encantan las pegatinas? Cree un calendario y permítale agregar uno nuevo cada vez que se cepille los dientes. Algunos chicos solo quieren tu aprobación, decir que estás orgulloso de ellos podría ser un impulso motivacional muy efectivo.

7. Facilidad de uso

Cuando su hijo tenga la edad suficiente para cepillarse los dientes por sí solo, túrnense con él en el baño. Comience cepillando los dientes del bebé primero y luego pídale que repita lo que acaba de hacer. Al aumentar gradualmente el tiempo que su hijo dedica a cepillarse los dientes, lo ayuda a ser independiente sin ningún problema.

Consejos para un niño terco

sugerencias para una correcta higiene bucal infantil
A veces, sin importar lo que sienta, a su hijo no le gusta cepillarse los dientes. Una sesión nocturna puede terminar con lágrimas y pasta de dientes rociada por todas las superficies. Días como este no son divertidos para nadie. Aquí hay algunas ideas para esos momentos en que su hijo no coopera.

  • Mantente positivo

Lo último que desea es que su hijo desarrolle una fobia a la limpieza de dientes. Por eso es mejor nunca amenazarlo con visitas al dentista si no se las lava. Esto solo creará una actitud hostil hacia la higiene dental y puede ser difícil romper esas asociaciones de la primera infancia: en su lugar, intente idear recompensas para estimularlo a comportarse correctamente.

  • Sé un ejemplo

Que sea una experiencia divertida. Mientras se cepilla los dientes, haga bromas, haga ruidos tontos, tararee, demuéstrele a su hijo que le gusta cepillarse los dientes. También puedes dejar que se las lave, ¡pero trata de no hacer muecas si accidentalmente te golpea las encías!

  • Sal del baño

Organice desfiles en la sala de estar para una caminata divertida mientras toda la familia se cepilla los dientes o los cepilla en el campo después de un picnic. Todavía puede mantener la rutina de cepillarse los dientes dos veces al día, pero en lugares nuevos.

  • Cambiar las herramientas

Si su hijo odia la pasta de dientes, déjelo que se cepille los dientes solamente; cepillarse es más importante que la pasta, así que si no puede encontrar la pasta de dientes que le gusta, déjela a un lado momentáneamente. Un cepillo de dientes eléctrico podría ser una adición divertida a su rutina de higiene dental.

  • Déjalo mirar

Deje a su hijo frente a un espejo mientras le cepilla los dientes detrás de él. Esto le permite al niño ver exactamente lo que está haciendo y puede ser una distracción eficaz para reducir el miedo o la incomodidad. También enséñele algunas fotos de las encías de sus primeros dientes para estimular su curiosidad.

  • Distraerlo

Dele a su hijo algo interesante para sostener y jugar mientras se cepilla los dientes para distraerlo o calmarlo. Intente contarle una historia e insértela en la narrativa, convirtiéndolo en el héroe que derrota la avalancha de cavidades. Continúe la historia solo durante las sesiones de cepillado de dientes, para que esté ansioso por saber cómo resulta.


Conclusiones

Para evitar que los dientes adultos de su hijo crezcan torcidos y desalineados, debe asegurarse de que tengan un sitio de crecimiento bien mantenido. Los primeros dientes definitivos, especialmente los molares, pueden afectar la forma del rostro del niño, junto con la posición y salud de los otros dientes.

Y sabes lo que significa tener los dientes torcidos: tener que usar aparatos ortopédicos. Mantener saludables las encías y los dientes de su hijo desde una edad temprana puede evitar las molestias, el dolor y el costo de los empastes y aparatos de ortodoncia.


Preguntas frecuentes

🦷 ¿Cómo consigo que mi hijo se lave los dientes?

Los niños son curiosos por naturaleza, por lo que para que se cepillen los dientes es necesario saber cómo hacer que hagan preguntas. Desde temprana edad, puedes cepillarte los dientes junto a él para explicarle lo que estás haciendo y por qué es importante.

🦷 ¿Cómo presentarle el cepillo de dientes a mi hijo?

Predicar con el ejemplo es la mejor manera de hacer que los niños se cepillen los dientes. Cepíllese y use hilo dental delante de su hijo dos veces al día para que la higiene dental sea la norma en su familia. Haga que el cepillado sea divertido para él: déjelo elegir el cepillo de dientes que más le guste y ponga una canción que dure unos dos minutos. Cuando la música se detiene, es hora de dejar de cepillarse los dientes.

🦷 ¿Cuándo debe mi hijo visitar al dentista por primera vez?

Además de la atención preventiva diaria en el hogar, lleve a su bebé al dentista cuando le aparezca el primer diente de leche y no más tarde de su primer cumpleaños. Se recomiendan visitas dentales dos veces al año para prevenir caries y otros problemas dentales en los niños.

Cookies